miprimita.com

Atada a la cama

en Hetero: General

Atada a la cama.

Allí estábamos en la cama, felices después del polvo que habíamos echado hace una media hora aproximadamente, y había llegado el momento de divertirme y hacer sufrir un poco a la puta que tenía a mi lado. Alguna vez habíamos hablado de que a mi me gustaba atar a las chicas a la cama, y a ella la idea no le disgustaba, aunque no lo había probado nunca.

Me levante y fui a buscar las cosas que necesitaba y que tenía desde hacía tiempo en casa, compradas en un sex-shop. Tenía unas muñequeras con una cuerda de un metro de largo para poder atarlas luego a los barrotes de la cama, en total eran cuatro, dos para los brazos y dos para las piernas. El cierre era de velcro (esas tiras q pegan), pero una vez cerrado era imposible soltarse sin usar la otra mano. También tenía dos consoladores, unos con forma de polla, de 19 cm y 4 cm de ancho. Y el otro era similar, aunque un poco más estrecho y no tenía forma de polla, sino que era metálico. Unas bolas anales de plástico y unas bolas chinas, esas que van unidas por una cuerda.

También tengo una fusta de tiras de cuero, no hace mucho daño pero esta muy bien para pegar un poco. A mi no me interesa el daño físico sólo el morbo y el sometimiento que implica. Y también unas pinzas para los pezones que van unidas con una cadena metálica.

Llegué a la habitación con todo aquello, y ella se quedo sorprendida. Comenzó a mirar todo lo que había en la bolsa, y se sonreía, estaba muy contenta con todos aquellos juguetes. Saco los consoladores y se los metió en la boca, le encantaban. Sabía que se estaba poniendo muy cachonda porque se imaginaba lo que le iba a hacer.

Le puse las muñequeras y le até por las muñecas y por los tobillos a los cuatro extremos de la cama, de forma que quedaba boca arriba, y con las piernas abiertas, totalmente desnuda ante mí.

Como te sientes??

Mmmmmm….. nerviosa, que vas a hacerme??

No sé… castigarte por puta.

Mmmmmm…. Si papito castígame que soy muy puta. Pero no me hagas daño.

Ya veremos. Ahora cállate puta.

Cogí sus braguitas que estaban tiradas en el suelo y se las metí en la boca. También le vende los ojos con un pañuelo para que no supiera lo que le estaba haciendo.

Le acaricie suavemente los pechos, los besé y luego le puse las pinzas en los pezones. Se movía un poco, intentaba quejarse. Le dije que se estuviese quieta y la deje así, y me fui de la habitación. Quería hacerla sufrir un poco.

Al cabo de 10 minutos regresé a ver como estaba. Le quité las pinzas de los pezones y se los besé, creo que le dolían, las pinzas estaban muy nuevas y apretaban mucho. Me situé entre sus piernas y le acaricie el coño, estaba mojada la muy puta. Le metí los dedos y se lo lamí un poco, pero luego continué con los juegos que tenía previsto para mi puta favorita.

Cogí el consolador más grueso y se lo metí en el coño de golpe, hasta el fondo. Estaba bastante mojada, entro con facilidad y se lo puse a vibrar. Al principio suave, pero rápidamente se lo puse al máximo. Vibraba muy fuerte y le daba mucho placer, trataba de moverse pero no podía porque la tenía atada muy fuerte, no podía hacer nada.

Cogí el otro consolador en la mano lo acerque a su culo, se lo metí poco a poco, aunque le entró con facilidad, tenía el culo muy entrenado para estas cosas. Una vez lo tuvo dentro un buen trozo, lo puse a vibrar al máximo. Y la mantuve así penetrada por el coño y el culo con los consoladores vibrando al máximo.

La estaba volviendo loca… seguro que ya llevaba varios orgasmos. Entonces cogí la fusta de cuero y le acaricie los pechos, tenía los pezones muy erectos y duros. La golpee en la barriga, luego otra vez un poco más fuerte, así varias veces. Después en las piernas con mas fuerza hasta que se le pusieron un poco coloradas.

Me encantaba lo que estaba haciendo, quería saber si le estaba gustando. Le saque las bragas de la boca para que pudiese hablar.

Agghhhhh (fue lo primero que dijo).

Te gusta puta??

Muuuuuchooo, agghhhhh. Suéltame.

Noooo.

Anda porfa papito… que haré lo que me pidas. Sácamelos que no puedo mas.

Noooo.

Aghhhhhhh me están volviendo loca.

No paraba de gemir y de moverse… se notaba que los consoladores eran buenos y las pilas también… jejeje. La deje así durante un rato más y después los apague para que no vibrasen, pero se los deje dentro todavía. Me dio las gracias por pararlos. Estaba agotada. Le dije que la iba a cambiar de postura.

Que me vas hacer ahora??

Nada.

Le solté las piernas solamente, y le di la vuelta, la puse boca abajo de rodillas, de forma que quedaba a cuatro patas, como a ella le gustaba. Los brazos los seguía teniendo atados a la parte delantera de la cama, de forma que le quedaban cruzados.

Me acerque a su boca y le la polla muy cerca para que me la chupase, me encantaba como lo hacía. Cuando la tuve bien dura me situé en su culo, quite el consolador que me molestaba y se la metí bien hasta el fondo. Ella se movía buscando mi polla, le gustaba sentirla. Entonces con la mano izquierda le cogí por el pelo y le tiré de la cabeza hacia atrás, y con la otra mano le di un fuerte latigazo en la espalda.

No se lo esperaba y le dolió un poco, pero no le hice caso y seguí dándole más latigazos por las piernas el culo…. Por todas partes, ella se quejaba un poco pero le estaba gustando y yo seguía moviéndome y follándole el culo.

 

Cuando estaba a punto de correrme decidí humillarla más y hacerla sentirse sucia, saque la polla de su culo y se la metí directamente en la boca. No quería pero la obligué a chuparmela, hasta que me la dejase bien limpia. Mientras la chupaba ya no pude más y me corrí en su boca, me miró y se sonrío al sentir mi leche, le encantaba tragarla.

Después de esto la deje tumbada boca abajo y atada a la cama, le metí las bolas chinas en el culo, que estaba muy abierto, y le puse el consolador grande en el coño que se le había caído, lo puse al mínimo y la deje así en la cama. Y le volví a poner las bragas en la boca, para que no hiciese ruido.

Después me llamaron por teléfono unos amigos, que estaban en la cafetería de debajo de mi casa, así que bajé a verlos. A la media hora de estar allí, pensé que quizá necesitase algo y estaba sola e inmovilizada a la cama, así que les dije que tenía que subir a casa, que si querían subir a tomar una cerveza. Ellos no sabían que tenía una puta atada a la cama y muy caliente, pero se enterarían pronto…

Continuará….

 

Espero que os haya gustado mi segundo relato, escribidme vuestras opiniones o lo que queráis a este correo: f_ff_ff@hotmail.com . Hasta pronto… besos.

Hay alguna putita que me quiera servir de inspiración para próximos relatos???